martes, 19 de abril de 2016

5 consejos para Espacios publicos y hacer ciudades mejores para vivir

Por 

© TheodoreWLee, Flickr.
La organización Project for Public Spaces (PPS) lleva más de 40 años trabajando para convertir las ciudades en lugares más agradables para vivir con diversos espacios de socialización. Recientemente hicieron una breve recopilación de sus ideas usadas en campañas sociales y los redujeron a cinco consejos que ayudarían a los ciudadanos y a las organizaciones a hacer de las ciudades mejores lugares para vivir.
A continuación, los consejos.
1. Comenzar con una visión, no con un plan
© Michigan Municipal League (MML), vía Flickr.
Para que las organizaciones vecinales puedan crear grandes lugares, es decir, espacios que logren atraer a las personas, es necesario involucrar a la mayor cantidad de gente. Así, los espacios serán construidos con un montón de visiones distintas entre sí e ideadas por las mismas personas que después visitarán las plazas, los parques o cualquier espacio público.
En este sentido, PPS aconseja que la agrupación a cargo de un lugar primero cree su propia visión sobre un lugar y que después ésta la comparta con los potenciales usuarios para ver los puntos en común y que se deberían potenciar. Este proceso, denominado por PPS como una visión flexible, sirve para pensar en qué se puede convertir un lugar y cómo quieren los visitantes que esto ocurra.
2. Crear espacios que ayuden a las personas a expresarse
© daveynin, Flickr.
Muchas personas comunes y corrientes entienden intuitivamente cuándo un espacio público funciona como tal o no. No obstante, los planificadores urbanos a veces no consideran a este grupo, lo que significa que no inciden en las decisiones de ciudad. En este sentido, PPS propone que se debe fomentar la participación ciudadana y validar el conocimiento que tienen las personas a partir de la observación que hacen en los lugares y de las necesidades que cubren en ellos. Por este consejo, la organización considera necesario que ambos grupos se comuniquen entre sí, porque los dos son importantes al momento de planificar un lugar.
3. Crear alianzas con nuevos grupos
© Wonderlane, Flickr.
Cuando una organización está llevando adelante un proyecto para mejorar un espacio público, lo más probable es que recurra a agrupaciones con las que ya ha trabajado y obtendría los mismos resultados. En cambio, si opta por crear alianzas con nuevos grupos las ideas serían distintas y con un nuevo enfoque. Es por esto que PPS recomienda esto último y probar nuevas estrategias de difusión, sobre todo a través de internet, porque son capaces de llegar a un público más amplio.
4. Debates ciudadanos
© Marcio Cabral de Moura, Flickr.
PPS considera fundamental que las personas debatan sobre sus espacios públicos para reconocer qué es lo que les gustaría mejorar con un trabajo en conjunto. Así, se pueden fortalecer las conexiones sociales, reforzar el respeto entre los vecinos y crear un capital social. Este consejo de PPS surge en base a que los espacios públicos son parte de la vida pública y, como tal, requieren de debates abiertos.
5. Enseñar a través de la acción
© transitionus, vía Flickr.

Los espacios vacíos que hay en las ciudades, como estacionamientos y terrenos bajo autopistas o líneas de metro, son ideales para intervenirlos, ya sea por un día o de forma permanente. Con esta acción, se puede cambiar la percepción que algunas personas tienen de un lugar que ya consideran abandonado. Al ver que un espacio se puede reactivar, las personas estarán dispuestas a ser parte de este y otros procesos en el futuro.

lunes, 11 de abril de 2016

El uso de la Bicicleta contraresta el aumento de la contaminacion


Por  David Arboleda en Apr 10, 2016
De manera simultánea al Foro, se abrió la ciclovía del Mapocho Pedalelable, a un costado de este emblemático río y que busca promover su recuperación como espacio de público y de movilidad. © David Arboleda
Contrarrestar el aumento del dióxido de carbono, y mejorar la calidad de vida, continúan siendo los motores para el uso cotidiano de la bicicleta, pero se necesita más inversión en infraestructura y cultura ciudadana, con participación constante del Estado.
Estas fueron algunas de las reflexiones, que dejó el Quinto Foro Mundial de la Bicicleta, FMB5, realizado entre el 31 de marzo y 5 de abril, en la capital chilena, el evento mismo que tuvo como escenario el año pasado a Medellín, ciudad que empezó en las últimas semanas a tener niveles críticos de contaminación en el aire.
 “Este es un mensaje político, para seguir viviendo en las ciudades, hay que cambiar algo en su infraestructura, para hacer mejores ciudades, se le debe dar más espacio a las bicicletas”, indicó Theo Jansen, reconocido escultor holandés, por crear máquinas que imitan animales, y funcionan con energía natural.
Para Jansen, en Suramérica poco a poco se está replicando el trabajo con energía solar y eólica, porque se está asimilando que es más limpia, sin embargo no basta con entender estos conceptos, si no se adopta un nuevo estilo de vida como debe suceder con la bicicleta, al hacer uso de la energía humana para trasladarse de un lugar a otro.
Theo Jansen © David Arboleda
Theo Jansen en el FMB5 © David Arboleda
En el mundo, el transporte es uno de los sectores que más contamina y en ese contexto la bicicleta puede ser un aporte de peso al cambio climático y reemplazo del combustible fósil. En Santiago, ya son más de 747 mil viajes diarios, los que se realizan en bicicleta, y que representan el 4% de un total superior a los 18 millones, según la última Encuesta Origen Destino (2012) el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. En otra ciudad como Medellín (Colombia), se realizan 50 mil viajes diarios en dicho medio de transporte, de acuerdo a la Secretaría de Movilidad del municipio.
Adultos, jóvenes y familias enteras, recorrieron la ciclovía que se realiza cada año por esta fecha, desde el 2011, bajo el lema Yo Vivo Mapocho.
Adultos, jóvenes y familias enteras, recorrieron la ciclovía que se realiza cada año por esta fecha, desde el 2011, bajo el lema Yo Vivo Mapocho.
Amarilis Horta, directora de Centro de Bicicultura, en Chile, señaló que debe considerarse la bicicleta como un gesto político para incorporar en el debate, ya que este medio de transporte es imperativo de equidad y sustentabilidad.
“Falta una decisión de los Estados. De hacer de la bicicleta el vehículo prioritario en las ciudades. En general en América Latina, hay un problema severo de la imagen que existe con la bicicleta y el ciclista porque está asociada a falta de oportunidades, pero hoy día en ciudades congestionadas, coludidas, sometidas al ruido de los automóviles, las personas tenemos que meditar, recapacitar y entender que la bicicleta es la posibilidad que tiene el ser humano de transcender sus límites en cuanto al espacio y de ir más allá”, dijo Horta.
Por otro lado, el uso de la bicicleta mejora el rendimiento de la vida diaria, y frena el sedentarismo que aumenta con la vida moderna. Para el 2015, la Organización Mundial de la Salud, OMS, reafirmaba su estimación hecha desde el 2012, en la que 3,7 millones de muertes son provocadas cada año por la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales a nivel global.
Gary Fisher en el FMB5
Gary Fisher en el FMB5
El estadounidense Gary Fisher, diseñador de bicicletas y uno de los inventores de Montain Bike, también expositor en el F MB5, hizo un llamado a continuar invirtiendo dinero en municipalidades y construcción de ciclovías pero es realista, y afirma que“los cambios ocurren a raíz de las crisis”, al relacionar el fortalecimiento de la cultura ciclista con la medidas implementadas en su país en los últimos años, para reducir los altos índices de diabetes.
El Foro Mundial de la Bicicleta, se realiza cada año desde el 2012, como iniciativa que parte en Porto Alegre, Brasil, luego del atropello a un grupo de ciclistas por parte de un automovilista.

sábado, 2 de abril de 2016

Antes/Después: 1.000 imágenes de rediseños urbanos en el mundo a favor de la movilidad sustentable

Calle Morandé, Santiago de Chile. © Urb-i
La remodelación que se hizo entre los años 2012 y 2015 en la calle Morandé, a un costado del Palacio de La Moneda, no solo generó un notorio cambio visual, sino que también permitió mejorar la experiencia de quienes se desplazan por ahí, especialmente de los peatones.
Esta situación fue posible por la reducción de tres pistas exclusivas para automóviles a solo una, la ampliación de las veredas y su nivelación con la calzada, además del reemplazo de las vallas papales que actuaban como obstáculos por pilares de hormigón que indican los límites entre los espacios.
Pero este tipo de renovaciones no es algo nuevo. De hecho, es cada vez es más común que las ciudades impulsen este tipo de proyectos urbanos que garanticen más espacios para los peatones y ciclistas para promover los modos sustentables y así tener calles más acogedoras, descongestionadas y seguras.
La agrupación brasilera Urb-i se ha dedicado a recopilar las transformaciones urbanas hechas alrededor del mundo a través de su proyecto “Antes/Después”, sobre el que les contamos hace unos meses (puedes ver el artículo aquí).
Éste consiste en mostrar fotografías comparativas de cómo era una avenida o calle antes de ser intervenida y cómo quedó después de hecha una remodelación, lo que nos permite identificar con calma cuáles son las modificaciones realizadas.
Cuando hicimos el artículo anterior, la galería fotográfica del proyecto, que es colaborativa, tenía 300 imágenes. Sin embargo, su encargado, Yuval Fogelson, comenta a Plataforma Urbana que recientemente alcanzaron las 1.000 imágenes y que se pueden ver clasificadas por lugar (país o ciudad), tipo de intervención (permanente o temporal) o en relación al sector (espacios compartidos, infraestructura ciclista, parklets, rotondas, túneles y tranvías).
A continuación les dejamos una selección de imágenes, partiendo por las remodelaciones hechas en Santiago, la única ciudad chilena presente en la iniciativa.
Paseo Aillavilú, Santiago. © Urb-i
Paseo Aillavilú, Santiago. © Urb-i
Paseo Aillavilú, Santiago. © Urb-i
Paseo Aillavilú, Santiago. © Urb-i
Calle Rosas, Santiago. © Urb-i
Calle Rosas, Santiago. © Urb-i
Calle Rosario Norte, Santiago. © Urb-i
Calle Rosario Norte, Santiago. © Urb-i
Adolfo Alsina, Buenos Aires. © Urb-i
Adolfo Alsina, Buenos Aires. © Urb-i
Adolfo Alsina, Buenos Aires. © Urb-i
Adolfo Alsina, Buenos Aires. © Urb-i
Av. Rio Branco, Recife, Brasil. © Urb-i
Av. Rio Branco, Recife, Brasil. © Urb-i
Av. José Larco en Lima, Perú. © Urb-i
Av. José Larco en Lima, Perú. © Urb-i
Avenida Juárez, Ciudad de México. © Urb-i
Avenida Juárez, Ciudad de México. © Urb-i
Dr. Mora, Ciudad de México. © Urb-i
Dr. Mora, Ciudad de México. © Urb-i
Avenida Parana, Belo Horizonte. © Urb-i
Avenida Parana, Belo Horizonte. © Urb-i
Avenida Paulista, Sao Paulo. © Urb-i
Avenida Paulista, Sao Paulo. © Urb-i
Ferenciek Tere, Budapest Hungría. © Urb-i
Ferenciek Tere, Budapest Hungría. © Urb-i
Fort Street, Auckland, Nueva Zelanda. © Urb-i
Fort Street, Auckland, Nueva Zelanda. © Urb-i
Rue Frezier, Chambery, Francia. © Urb-i
Rue Frezier, Chambery, Francia. © Urb-i
Smedjegatad, Malmö, Suecia. © Urb-i
Smedjegatad, Malmö, Suecia. © Urb-i
Suwon cheon, Suwon, Corea del Sur © Urb-i
Suwon cheon, Suwon, Corea del Sur © Urb-i
Unio St., Sidney, Australia. © Urb-i
Unio St., Sidney, Australia. © Urb-i
Wickenden St., Providencia, Estados Unidos. © Urb-i
Wickenden St., Providencia, Estados Unidos. © Urb-i

Si deseas ver la galería con 1.000 fotografías o enviar algunas de las transformaciones realizaciones en tu ciudad, lo puedes hacer aquí.

martes, 29 de marzo de 2016

El transporte en las artes: Cine y bicicleta




Escrito por Julian Sastre en Mar 21, 2016 08:00 am
Sevilla, España
Este post no es tan romántico como el del ferrocarril. Es cierto que las mejores despedidas del cine las ha protagonizado una estación de tren. En ellas se ha besado y llorado.
Pero la bicicleta también ha sido testigo y partícipe de grandes momentos en el séptimo arte, ya sea como transporte, medio de trabajo, compañera de andanzas o forma de vida.
Además, la propia evolución en el uso de la bicicleta que venimos notando en nuestro día a día queda también reflejada en la gran pantalla. Así que ahora, bajemos un poco las luces y traigamos palomitas porque empezamos con este tributo a las dos ruedas, ¡qué lo disfrutéis!
Este post lo escribimos Cinta Romero, apasionada de la bicicleta tanto para la movilidad sostenible como para el ocio en bicicleta y yo, un aficionado al cine que a veces pedalea, cuando no puedo correr.
Y antes de pasar a la película, recordemos esta cita de Albert Einstein: “La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio”. Asi que continuemos con el artículo.

LA BICICLETA EN EL CINE CLÁSICO

Las primeras películas que nos vienen a la cabeza al pensar en bici y cine son aquellas del cine clásico donde la bicicleta aparece como un auténtico medio de transporte, fundamental no solo para moverse (ir al trabajo o llevar a los niños a la escuela) si no como herramienta de trabajo.
Empezamos con una que nos encanta a los dos. Ladrón de Bicicletas (1948) una película italiana dirigida por Vittorio de Sica. En esta película ambientada en la Roma de la posguerra, Antonio Ricci, un obrero desempleado encuentra trabajo pegando carteles gracias a su bicicleta, que se convertirá en un artículo de primera necesidad para poder tener un trabajo. El primer día pierde su bicicleta y emprende un plan con su familia para recuperarla.
El cine y la bicicleta 1El cine y la bicicleta 2

La importancia de la bicicleta en los periodos de guerras y como medio de transporte fundamental también queda reflejada en El Imperio del sol (1984) donde el mundo de Christian Bale se hace un poco más grande gracias a la movilidad que le proporciona la bicicleta.
El cine y la bicicleta
Otro clásico del cine es la francesa Día de fiesta (1949)donde vemos la importancia de la bicicletel cine y la bicicleta 5a en el ámbito laboral. En este caso como los carteros agilizaron su trabajo gracias a este medio de transporte. Una versión más moderna la tenemos en El cartero de Pablo Neruda (1994) donde Massimo Troisi entregaba en bici las cartas al poeta.
 El musical Sonrisas y Lágrimas (1965) dirigida por Robert Wise
La película The Sound of Music encantó a generaciones enteras con sus canciones, sus paisajes y su romántica historia. Es una película que puedes ver muchas veces y ha hecho historia. De hecho, si vas en primavera, verano u otoño si el clima duro de Austria lo permite podrás hacer el tour Sonrisas y Lágrimas en bicicleta. Pasarás por el gazebo del Castillo Hellbrunn (aquel donde cantaban De 16 a 17), Residenplatz donde Sor María canta Tengo confianza en mí y los jardines del Castillo Mirabell donde los personajes cantan el famoso Do-Re-Mi.
el cine y la bicicleta 5
Finalmente, aunque de 1997, La vida es bella nos dejará una de las mejores escenas del cine donde la bicicleta es nuevamente un medio de desplazamiento diario. Recordemos esa escena en la que Guido junto con su esposa e hijo van montados en la bici para ir al trabajo y el colegio.

LA BICICLETA EN LAS DÉCADAS DE LOS 80 Y 90

Si viajamos hacia la década de los 80 y 90, la bicicleta sigue protagonizando grandes momentos en el mundo del cine, aunque ya con un cariz diferente. El coche se hace accesible a la mayoría de población posicionándose como el medio de transporte más usado, todas las familias tienen un coche, quedando la bicicleta relegada a un segundo plano, para actividades de ocio y como compañera de juegos de los más pequeños.
La escena por excelencia del cine de los 80 y sí, en esa escena había una bicicleta sobre la que  escapa un extraterrestre conocido por todos, es E.T, El extraterrestre (1982). Dirigida por Steven Spielberg marcó a toda una generación. ¿Quién no deseó tener a E.T. como compañero de juego amigo? ¿Quién no les pidió a sus padres una bicicleta después de ver la peli? Y lo más importante, ¿Quién no deseó ser Elliot montado en esa bici que parecía tocar la luna?
AP-SS-233 The Spy Who Shagged Me , February 4, 2004 Photo by Blake Little/newline.wireimage.com To license this image (3905509), contact NewLine: U.S. +1-212-686-8900 / U.K. +44-207-868-8940 / Australia +61-2-8262-9222 / Japan: +81-3-5464-7020 +1 212-686-8901 (fax) info@wireimage.com (e-mail) NewLine.wireimage.com (web site)
Más tarde Los Goonies (1986), otro grupo de amigos se divierten y corren miles de aventuras a lomos de sus bicicletas. Memorable la escena de un joven Josh Brolin robando la bicicleta de su vecina pequeña con catastróficas consecuencias para él.
el cine y la bici 7

Otras como La gran aventura de Pee-Wee (1985) una comedia aventurera de Tim Burton que cuenta la historia de un hombre con alma de niño que ama a su bicicleta. Un día que su bici roja y
el cine y la bici 8con toques futuristas no está, y Pee-wee hace todo lo posible por encontrarla.
Podríamos seguir con muchas más películas, pero terminamos este repaso de los 80 con dos de mis favoritas:
Las bicicletas son para el verano (1984), esa maravillosa película de Jaime Chavarri con guión de Lola Salvador que tanto me evoca mi juventud y escrita originalmente por Fernando Fernán Gómez.
 Flashdance (1983) con esa canción de “What a feeling” que tanto me gusta cantar en la ducha cuando no me ve nadie (es que me encanta, pero lo hago muy mal). Un ejemplo, de movilidad sostenible, Alex Owens iba en bici a los ensayos.
cine y bici 9

LA BICICLETA EN CINE ACTUAL

El cine actual también tiene presente a la bicicleta, donde aparece tal como la vemos hoy. La bici vuelve a su origen, se convierte de nuevo en medio de transporte pero ahora con un toque diferencial, moderno y sofisticado. Ni que decir tiene que la bicicleta vuelve a estar de moda con todas las ventajas que ya conocemos (saludable, económica y no contamina).
Uno de los últimos ejemplos del carácter cosmopolita que está adquiriendo la bicicleta lo trae ni más ni menos que Pedro Almodóvar, que en Los amantes pasajeros (2013)rueda una escena en la que una elegante Blanca Suárez baja en una maravillosa bicicleta pasa por debajo del viaducto de Madrid cuando de la nada cae un Smartphone en su cesta.
cine y bici 10
Otra de cine español es El prado de la estrellas (2007), donde varias historias se entrelazan con un nexo común, un joven que monta en bicicleta desde que su padre le compró la primera con el dinero de la venta de las vacas. Disfrutamos con ese joven de sus recorridos y de los paisajes cántabros.cine y bici 11
Ese carácter refinado lo vemos en otra de las favoritas de Cinta, In&Out (1997), una comedia desenfadada sobre algunos estereotipos gays donde el protagonista Kevin Kline, da una lección de pulcritud a la hora de montar en bici y llegar inmaculado a su trabajo en el instituto del pueblo.
Hasta momentos de acción nos ha dado la bicicleta en Ride like hell (Sin frenos) (2012) en la que un mensajero recorre diariamente en su bicicleta el tráfico de la gran manzana, sin embargo, un día tuvo unfoto 12 inconveniente con su última entrega: lo que pensaba que era un servicio rutinario se convierte en una persecución sin límites.
Cerramos este post con la película La Bicicleta Verde (2012) que relata la historia de Wadja, una niña de Arabia Saudita, cuyo deseo es tener una bicicleta para poder ganar a su amigo Abdullah en una carrera, pero su cultura no se lo permite al ver las bicicletas como un peligro para la dignidad de una chica.
cine y bici 13
Suite Habana (2003)
Ya sabeis que apostamos mucho por Cuba como os cuento en los artículos , especialmente el de Trabajando en Cuba: un país de mucho futuro, asi que no podíamos dejar de citar esta película que se describe con su solo argumento que aparece en su difusión:
Amanece en La Habana. La ciudad despierta y comienza el día. La Habana, hoy, es un punto de referencia para muchos, un misterio para otros y un sueño lleno de contradicciones y contrastes para quienes la aman o la critican. Pero La Habana no es sólo un espacio, una sonoridad, una luz; La Habana es su gente. Y Suite Habana es un día cualquiera en la vida de unos cuantos habaneros corrientes. No hay entrevistas, ni diálogos ni narración; sólo imágenes, sonidos y música para expresar cinematográficamente el día a día de una realidad peculiar y única. Cada uno de los personajes representa la curiosa diversidad de los grupos sociales que se mueven en la ciudad… porque no hay una sola Habana: hay muchas Habanas invisibles y distintas para vivir. (FILMAFFINITY)
cine y bici 14
Y veréis que muchas de las escenas de la película aparece la bicicleta en sus distintas modalidades.
En definitiva, el mundo del cine no deja de ser un reflejo de nuestra sociedad y, como parte de ella, la bicicleta está presente y evoluciona. Esto ha sido solo un muestra de las principales escenas y películas que entre Cinta y yo hemos podido rescatar. ¿Conocéis alguna más? ¿Cuáles son vuestras favoritas?
Y para terminar, otra cita que nos encanta porque hace referencia a nuestros principios de movilidad sostenible:
“El ciclismo es un importante elemento del futuro. Algo no marcha bien en una sociedad que va en coche al gimnasio” de Bill Nye.