Creatividad: Hacer explotar los bloqueos

Por: Mark Bryan, Julia Cameron Catherine Allen

Muchas veces, los giros creativos toman la forma de postergaciones. Sabemos que tenemos que hacer algo y decidimos hacerlo, pero cuando llega el momento nos detenemos. Es este el momento en que podemos hacer uso de una herramienta potente: hacer explotar los bloqueos.

Antes de iniciar un proyecto nuevo, un creativo debe sentirse libre, al menos funcionalmente, de enojos, resentimientos y temores. O debe ser capaz de usar esos sentimientos como combustible. Sin embargo, muchas veces esos sentimientos son inconscientes o nos hacen sentir vulnerables e infantiles o nos abruman tanto que nos empujan a la postergación.

Nuestro ser intelectual quiere expresarse, pero nuestro ser emocional insiste en estar de mal humor, gemir, quejarse, atacar y gritar. No se pueden ignorar esos sentimientos, por el contrario, es necesario escucharlos. Antes de poder actuar libremente, el ser emocional necesita liberar la tensión, dar una audiencia oficial en la que se puedan registrar los motivos de quejas, los agravios y los temores o, al menos, donde se puedan reconocer los sentimientos que quizá están reprimidos o desplazados.

Cuando inicias un nuevo proyecto, particularmente uno que enfrenta grandes riesgos, es sensato plantearse ciertas preguntas. Estas preguntas que inicialmente aclaran el panorama, pueden volver a plantearse periódicamente, siempre que el trabajo se complique o detenga. Se trata de un inventario de verificación, una rápida limpieza emocional, intelectual y espiritual que nos ayudará a concentrar nuestra energía emocional en la tarea que tenemos entre manos.

1. Escribe una lista de todos los resentimientos, por más pequeños que sean (ira, agravios, enojos), que tienes en conexión con este proyecto. Por ejemplo: “tengo mucha más experiencia que mi jefe en el área”; “odio trabajar con este supervisor, nunca es franco en sus comentarios”; “siempre tengo que trabajar más de lo que me corresponde, mi colega es un haragán”.

2. Escribe una lista de todos los temores conectados con el proyecto o con personas relacionadas al proyecto. Por más infantiles que te parezcan, inclúyelos todos. Recuerda: tu niño creativo no es racional y sus temores tampoco lo son. No importa si tu adulto considera que esos temores son infundados, para el niño creativo son monstruos enormes y aterradores. Por ejemplo: “temo que mi trabajo sea bueno, pero que no sea valorado”; “temo que mi supervisor sabotee el proyecto, porque tiene un enfoque demasiado convencional”; “temo que se me hayan agotado las ideas innovadoras”; “temo que mis ideas sean demasiado radicales y que no sean aceptadas”.

3. Pregúntate: “¿he dejado de incluir algún pequeño temor? ¿he incluido absolutamente todos los enojos?”

4. Ahora pregúntate que ganancia podrías tener de sabotear o no realizar este proyecto. Ejemplos: “si no lo hago, nadie lo odiará”; “sino llego a la fecha tope, mi supervisor se verá en problemas, que es justamente lo que quisiera”; “sino me comprometo a fondo con esto, no seré promovido, y eso es bueno porque no tendré que cargar con más responsabilidades”.

5. Has un trato con tu fuerza creativa: “bien, fuerza creativa tú te encargaras de la calidad de mi trabajo, yo me encargaré de la cantidad”. Firma el acuerdo y pon el papel a la vista.

6. Realiza el proyecto.


Fuente: El Camino del artista en acción. Editorial Troquel, tercera edición 2005, Buenos Aires.

Comentarios

  1. Muy interesante, me gusto!

    ResponderEliminar
  2. me parece que el inicio es importante y el poder incluir otros elementos sobre todo temas de actualidad como la cinta costera es realmente importante cuando se adentra en estas tareas cuya finalidad es lograr intercambiar con nuestros estudiantes.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones: Me encantó por lo aplicable de tu análisis y recomendaciones para el inicio de cualquier proyecto de importancia. Sigue escribiendo, hasta pronto, Ricardo.

    ResponderEliminar
  4. Al mirar el blog, he visto como ha desarrollado elementos que se conjugan para poner en practica con sus estudiantes desde las formas màs simples hasta las màs elaboradas como las figuras de arena. De igual forma, incorporar la situaciòn muy particular del posicionamiento de gènero y aspectos que de ese tema se pudiera traducir a su càtedra. Interesante como ha podido mezclar la informaciòn

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares