Centros históricos: distintas ciudades, iguales problemas

Dinamizarlos y estimular la participación de los vecinos es la clave para darle vida a los cascos antiguos de las ciudades. Se entregó el Premio Gubbio 2009 para América latina en las jornadas organizadas por la Dirección General Casco Histórico del GCBA

Centros históricos: distintas ciudades, iguales problemasCentros históricos: distintas ciudades, iguales problemas Dinamizarlos y estimular la participación de los vecinos es la clave para darle vida a los cascos antiguos Foto: GENTILEZA

Por Marta García Falcó
Para LA NACION

El abordaje de las problemáticas de los centros históricos y sus respuestas en distintas ciudades de América Latina concentraron el debate en las Jornadas realizadas a mediados del mes último en la Legislatura porteña, organizadas por la Dirección General Casco Histórico del GCBA.

Temas como la residencialidad, el espacio público, la renovación, nuevas centralidades urbanas y la sustentabilidad fueron los ejes de las exposiciones.

Las conferencias se acompañaron con la primera edición del Premio Gubbio para América Latina y el Caribe, que contó con 22 presentaciones, un récord para una primera convocatoria.

Algunos de los casos expuestos, las problemáticas de los cascos históricos se repiten en cada país con independencia de su situación geográfica o antiguedad.

Más allá de las referencias a casos concretos, como el plan para la Ciudad Vieja de Montevideo, o del centro histórico de La Habana, (ver aparte), Cartagena de Indias, Medellín o Arequipa ?con sus tambos urbanos-, o aún Montpellier, por mencionar solo algunos de los casos expuestos, las problemáticas de los cascos históricos se repiten en cada país con independencia de su situación geográfica o antigüedad.

Imaginar cómo será la vida de la ciudad en su conjunto y a partir de allí proyectar el futuro del centro histórico, fue uno de los mensajes más permanentes que dejaron estos debates. La autosustentabilidad, la necesidad de dinamizarlos con funciones residenciales y comerciales y el consenso entre los distintos actores, desde autoridades hasta vecinos y profesionales a cargo de las intervenciones, parecen ser la receta para disfrutar de centros históricos vivos.

En este sentido resulta destacable la aproximación del licenciado Georges Bonan, desde la geografía y la economía. El consenso, la participación ciudadana y el estudio de las posibilidades de futuro de cada sitio con usos dinamizadores son para él fundamentales. Sorprendido por comentarios adversos a las ferias callejeras recientemente instaladas en San Telmo, las consideró altamente dinamizadoras para sitios de otro modo desiertos según los horarios.

El comercio callejero integra su estrategia de revitalización. Siempre, dice, pararelo al plan de desarrollo urbano debe existir un plan de desarrollo turístico, que hace a una ciudad amigable." En una ciudad, afirma Bonan, "el equilibrio es letal; el territorio está siempre en desequilibrio, hay un espacio rural que se vacía y uno urbano que se llena. Ni bien dominamos este desequilibrio se crea otro, por eso la perspectiva a futuro es indispensable".

El casco histórico es el corazón que comparten todos los vecinos de una ciudad, lo que se pierde allí es parte de uno mismo y si no se aborda por el consenso, no hay proyecto posible."Se debe aceptar que el proyecto futuro sea diferente de la idea inicial. La pluridisciplina y la maduración de los proyectos son esenciales para no fracasar. "Se debe pensar que queremos a futuro del edificio, del barrio, de la calle, y veremos si el edificio tiene o no una función: buscar afuera las respuestas al centro permite retomar de manera mas global la problemática", afirma.

El Gubbio en América Latina

Buenos Aires fue la primera sede de la edición latinoamericana. Que, segú

n el arquitecto Stefano Storchi, directivo de la Asociación Nacional de Centros Históricos y Artísticos (ANCSA), debe tomar independencia de la italiana. Creada en 1960, ANCSA, tras la experiencia del Premio Gubbio, que se otorga desde 1990 para Italia y que debe su nombre a una pequeña ciudad de ese país, indagó sobre la recuperación en otros sitios y en 1996 se crearon la versión europea y la de estudiantes del Gubbio.. Las ciudades premiadas incluyen Toledo, Lisboa -por la recuperación del centro tras su incendio-, y este año Paris por el barrio de Saint Denis.

En Italia, Parma lo fue por la intervención de Mario Botta en el área central y, este año, Venecia por la recuperación de una estructura productiva por Renzo Piano para un museo de artes.

La base de la convocatoria latinoamericana surgió en 2006 cuando la entonces directora de Casco Histórico de Buenos Aires, María Rosa Martínez, suscribió un acuerdo con ANCSA y con la Oficina del Historiador de La Habana para verificar, con el mismo criterio que la entidad italiana, las políticas de intervención en América Latina. "Los problemas de las ciudades son los mismos en Europa y América latina, dice Storchi, aunque

las escalas puedan variar." Las nuevas centralidades urbanas y su relación con la centralidad consolidada del casco histórico fue el tema en 2009 para el premio italiano, pero en América Latina puede ser distinto, "si bien creemos -sostiene Storchi-que la convocatoria debe centrarse en los problemas reales de cada lugar. La actual fue abierta, pero será bueno tematizarla, y alternarla con la italiana, trienal".

Los mejores latinoamericanos

Dos trabajos en Ecuador, compartieron el primer premio de la edición local del Gubbio. Fueron la puesta en valor y conservación del centro ceremonial precolombino de Tulipa, provincia de Pichincha, y la rehabilitación urbano-arquitectónica de la calle La Ronda, en Quito, presentados por la Alcaldía Metropolitana de Quito y el Fondo de Salvamento del Patrimonio Cultural (FONSAL).

De los diez trabajos preseleccionados, recibieron menciones la Revitalización urbana del Casco Histórico de Santiago, y Chascomús y los desafíos que plantea la conservación de su patrimonio, presentados por las municipalidades de Santiago de Chile y de Chascomús, respectivamente, y el proyecto Molino de Ilópolis, Molino Colognese, Museo del Pan y Escuela de confiteros de Río Grande do Sul, Brasil, del Estudio Brasil Arquitectura.


Se reconocieron como destacados el programa para la revitalización del centro histórico de Cartagena de Indias, Colombia, el Zanjón de Granados de Buenos Aires, el programa de gestión para la renovación urbana de Puerto Norte, de Rosario, el trabajo de tres prototipos de vivienda para la zona típica de la localidad de San Lorenzo de Tapacá, Chile, obra del Estudio RM-C Arquitectos, y el proyecto Habana 620, viviendas protegidas para el adulto mayor, presentado por la Oficina del Historiador de La Habana.

Comentarios

Entradas populares