Saneamiento de la Bahia de Panamá

Editado por la autora con información de Odebecht Panamá (Zaccaria Junior) e imágenes obtenidas de los Diarios La Prensa y Panamá América.
http://www.premioodebrechtpanama.com/ambiente-estimado.html




 Ciudad de Panamá ha iniciado una importante obra: el Proyecto de Saneamiento de la Ciudad y de la Bahía de Panamá. Los primeros estudios sobre las conclusiones de ingeniería para el saneamiento fueron realizados en los años setenta.
 
Los principales componentes del sistema de saneamiento son ejecutados por Odebrecht: el túnel interceptor y la planta de tratamiento de aguas residuales. Ese sistema evitará que los sumideros domésticos sigan llegando directamente a los ríos y a la bahía de Panamá y permitirá que, en el futuro, la población pueda utilizar las playas como lo hacía hace más de 50 años. Actualmente, las playas son impropias para baño y castigadas por la contaminación.

El objetivo del proyecto es asegurar condiciones de salud a la población. Actualmente los desechos domiciliarios son arrojados directamente en los ríos, arroyos y, en consecuencia, en el mar, explica Sérgio Bezerra, Director de Contrato de la obra.. Sin el tratamiento de las aguas podría ocurrir, en algún momento, la saturación y la consecuente contaminación de la capa freática y de las cisternas.

  El responsable de Sostenibilidad en Odebrecht Panamá, comenta que el proyecto podrá rescatar la bahía como el principal elemento paisajístico de la ciudad de Panamá. “Se estima que, con la obra concluida, dentro de seis años la bahía empezará a readquirir sus características de balneario; en los años ’50, la población solía frecuentar la playa aquí en la capital”.




Un túnel de 8 Km
Con más del 70% del avance físico acumulado en diciembre del 2011, el Proyecto de Saneamiento de la Ciudad y de la Bahía de Panamá deberá finalizar el primer trimestre del 2013. El proyecto  incluye la construcción entre otros componentes, de un túnel interceptor de 8 Km de extensión y 3 metros de diámetro interno, y una planta de tratamiento de aguas recicladas ejecutada en consorcio por Odebrecht y Degrémont S.A., que también serán responsables de la concesión durante cuatro años, bajo régimen concesionado.

La planta de tratamiento integra soluciones sostenibles, como el uso del gas metano generado a partir del tratamiento de aguas residuales. Esa fuente será utilizada para producir 18% de la energía eléctrica necesaria para operar la planta. El túnel interceptor es la pieza clave del sistema de saneamiento.Se construye
 a 25 m. de profundidad por una máquina tuneladora TBM, más conocida como tatuzão, que simultáneamente a la ejecución de la excavación, construye la estructura del túnel con piezas de hormigón pre moldeado y revestido de PVC. La tecnología utilizada en el revestimiento asegura la vida útil del túnel por más de 30 años, y protege la estructura de los ácidos y de otras substancias agresivas encontradas en el flujo del agua a ser tratada y que recorrerá su interior. Ha sido utilizado en proyectos en Estados Unidos y en Europa, es la primera vez que se utiliza en América Latina.

El túnel conducirá las aguas residuales del sistema colector hasta una estación de bombeo de donde el material seguirá por una línea de impulsión de 4,8 Km. hasta la planta de tratamiento, ubicada en el área de manglares de Juan Díaz. El Ministerio de Salud de Panamá planifica una ampliación de la planta, para atender la demanda antes del 2035. Para ello seleccionó  en Juan Díaz, unas 35 hectáreas para construir la ampliación bajo un sistema modular. Actualmente se utilizan 11 hectáreas.

El más rico manglar de América Central
La planta de tratamiento está ubicada en un área costanera de manglares internacionalmente reconocida y designada desde el 2003 como “Sítio Ramsar”. El título, concedido por la Agencia Ramsar,  se originó en una convención realizada en 1971 en la ciudad iraní homónima, cuando representantes gubernamentales firmaron un tratado de cooperación para la conservación y el uso racional de humedales, reconociendo su importancia ecológica, económica, cultural, científica y turística.

Panamá posee el más rico manglar de América Central que abarca unos 1.813 Km2 de costas. El manglar de Juan Díaz, región en que está instalada la planta de tratamiento, constituye un ecosistema dinámico que tiene un papel estratégico en el equilibrio ecológico de la zona costera. Como absorbe sedimentos y nutrientes de las cuencas hidrográficas, de las mareas y de las corrientes fluviales, posee una presencia elevada de elementos nutritivos lo que le permite servir de alimento para larvas, crustáceos y peces, ademas de cumplir funciones ecológicas fundamentales para regular los regímenes hidrológicos y climáticos.

Entre las medidas de compensación señaladas por el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la obra- documento técnico en el cual se evalúan las consecuencias para el medio ambiente de un proyecto especifico -se previó la construcción, cerca de la planta, de una pasarela para observación de aves migratorias. Sin embargo, la idea fue más allá y ahora se está trabajando en la creación del primer Parque Urbano de Manglares de Ciudad de Panamá.
“Hay potencial para transformar ese manglar en parque, pues ya es un área protegida desde el 2009 y definida como un sitio Ramsar” explica Martins, al agregar que el EIA determina asimismo que 22 hectáreas de manglar sean replantadas, en respuesta a la necesidad de talar 11 hectáreas para la obra. A su vez, el parque debe abarcar un área de cerca de 50 hectáreas. Francisco Martins destaca que el proyecto del parque fue concebido agregando tres líneas de acción: educación ambiental, investigación científica y una línea de participación comunitaria: y las tres deben ser interelacionadas.

“La creación del parque estará integrada a un amplio programa de educación ambiental, que no estará solamente focalizado en la capital panameña, sino también en las partes más altas de la cuenca del Río Juan Díaz, pues la contaminación del manglar ocurre tanto horizontalmente, con los residuos provenientes de la Bahía de Panamá, como verticalmente, por la polución del río”, explica Martins.

La investigación científica abarca la participación de instituciones como el Instituto SmithSonian y universidades norteamericanas, como la Universidad de Virginia, que han estudiado la eficiencia de los manglares en la captura del carbono.

Rosabel Miró, Directora Ejecutiva de la Sociedad Audubon (ONG que empezó en los años ´60 como un club de observadores de pájaros y de personas a quienes les gustaba la naturaleza), explica que la ubicación del futuro parque también es considerada “Sitio Hemisférico”, por la Red Hemisférica de Aves Migratorias Playeras (WHRAP, sigla en inglés), pues la región recibe anualmente cerca de 2 millones de aves playeras que emigran desde el hemisferio norte hacia el hemisferio sur y escogen el local para descansar, alimentarse, reproducirse y desarrollarse. “La construcción de la planta y la consecuente creación del parque tornará el área accesible al público".

Con la creación del parque, se espera la presencia de visitantes a la región y la creación de oportunidades para que la comunidad local se desarrolle económicamente y tenga más conocimientos sobre temas ambientales. El área de Juan Díaz comprende una población de 80 mil personas. El 27 de julio del 2011, Odebrecht Panamá lanzó una campaña de voluntariado entre sus integrantes para limpiar el manglar. En poco más de 3 horas, fueron retiradas cerca de 7 ton. de residuos domésticos: botellas, potes, televisores y hasta una heladera.

Para impulsar el acceso a la educación, Odebrecht firmó un convenio con el Centro Regional Hamsar para Capacitación e Investigación sobre Tierras Húmedas para el Hemisferio Occidental (CREHO). La entidad se especializa en coordinar y promover la diseminación del conocimiento mediante cursos de capacitación.
Pretendemos que la comunidad tenga acceso al conocimiento para que sus integrantes se conviertan en agentes diseminadores y contribuyan al desarrollo una consciencia sostenible.

Comentarios