Alianza del Milenio por la Humanidad y la Biosfera

http://mahb.stanford.edu/

 Consenso de los científicos sobre la necesidad de

Conservar los Sistemas Vitales de la Humanidad en el Siglo XXI

 
La Tierra se aproxima con rapidez a un punto de no retorno. Los impactos humanos están ocasionando niveles de daño alarmantes a nuestro planeta. Como científicos que estudiamos la interacción de la gente con el resto de la biosfera desde una amplia gama de perspectivas, coincidimos en que la evidencia de que los humanos están dañando sus sistemas ecológicos vitales es abrumadora.
Además, coincidimos en que, a partir de la información científica disponible, la calidad de la vida humana sufrirá un deterioro sustancial hacia el año 2050, si persistimos en seguir por la senda que venimos recorriendo.
La ciencia demuestra de manera inequívoca los impactos humanos que demanda especial atención:

·      Alteración del clima -  el cambio climático mayor y más acelerado desde que los humanos se constituyeron en una especie.

·      Extinciones – nunca antes, desde la extinción de los dinosaurios, tantas especies y poblaciones perecieron tan rápido, en la tierra como en los océanos.

·      Pérdida generalizada de diversos ecosistemas – hemos arado, pavimentado o transformado de otras maneras más del 40% de la superficie de la Tierra que no está cubierta por el hielo, y ningún lugar de la tierra o en el mar está libre de nuestra influencia directa o indirecta.

·      Contaminación – los contaminantes ambientales en el aire, el agua y los suelos alcanzan niveles sin precedentes y siguen aumentando, afectando severamente a las personas y a la vida silvestre de maneras no previstas.

·      Crecimiento de la población humana y de los patrones de consumo – los siete mil millones de personas que viven hoy aumentarán probablemente a 9 mil 500 millones hacia 2050, y las presiones del peso del intenso consumo material de las clases medias y los ricos bien podrán intensificarse.

 Para cuando los niños de hoy alcancen la mediana edad, es muy probable que los sistemas vitales de la Tierra, de importancia crítica para la prosperidad y la existencia de los humanos, estén irreparablemente dañados por la magnitud, el alcance global y la combinación de estos estresores de origen humano, a menos que emprendamos de inmediato acciones concretas para garantizar un futuro sostenible de alta calidad.

Como miembros de la comunidad científica activamente involucrados en la evaluación de los impactos biológicos y societales del cambio global, damos al mundo esta voz de alarma. La salud y la prosperidad continuas de la Humanidad demandan de todos nosotros – individuos, empresas, líderes políticos y religiosos, científicos y personas de todas las condiciones y actividades – que trabajemos juntos con tesón para resolver estos cinco problemas globales, empezando hoy mismo: 

1.     Alteración del clima:

Reducir los efectos de la alteración del clima disminuyendo las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, y mediante la ejecución de las estrategias de adaptación a las consecuencias del cambio climático que ya está en curso. Los medios viables incluyen acelerar el desarrollo y despliegue de tecnologías carbono neutrales para la producción de energía para reemplazar a los combustibles fósiles; producir edificios, transportes, sistemas manufactureros y patrones de asentamiento más eficientes en materia energética; conservar los bosques y regular el cambio de uso del suelo para maximizar la captura de carbono. La adaptación a los efectos inevitables del cambio climático será crucial para las zonas costeras amenazadas por el aumento del nivel del mar; para garantizar un abastecimiento de agua adecuado a muchas concentraciones urbanas importantes; para mantener la productividad de la agricultura, y para manejar la biodiversidad y los ecosistemas de las reservas.

2.     Extinciones:

Desacelerar la tasa extremadamente alta que está llevando a la pérdida global de biodiversidad. Los medios viables incluyen la asignación de una valoración económica a las funciones cumplidas por los ecosistemas que contribuyen al bienestar humano, y gestionar todos los ecosistemas – tanto en las regiones muy humanizadas como en las que están lejos de la influencia humana -, para sostener y fomentar la biodiversidad y los servicios ambientales. Tendrá una importancia decisiva desarrollar una jurisdicción interinstitucional para reconocer y mitigar las interacciones entre las presiones globales (por ejemplo, el cambio climático y la acidificación de los océanos) y las locales (cambios en el uso del suelo, sobrepesca, caza furtiva de especies en peligro, etc.)

3.     Pérdida de la diversidad de ecosistemas:

Minimizar la transformación de los ecosistemas naturales remanentes en granjas, suburbios y otras obras humanas. Los enfoques viables en materia agrícola incluyen el incremento de la productividad en las áreas que ya están bajo cultivo; mejorar los sistemas de distribución de alimentos, y reducir el desperdicio. Los enfoques viables de desarrollo incluyen fomentar los paisajes urbanos para integrar el crecimiento antes que fomentar la expansión suburbana; ubicar la infraestructura donde sea menor el impacto sobre los ecosistemas naturales, e invertir en "infraestructura verde" vital, por ejemplo a través de la restauración de humedales, arrecifes ostríferos y bosques que aseguren la calidad del agua y el control de inundaciones, y estimulen el acceso a beneficios recreacionales.

4.     Contaminación

Disminuir la producción y el vertido de sustancias tóxicas en el ambiente. Los enfoques viables incluyen el uso del conocimiento científico disponible acerca de los mecanismos moleculares de la toxicidad y la aplicación del principio precautorio (verificación de la ausencia de efectos dañinos) para orientar la regulación de los productos ya existentes y la producción de otros nuevos. Tenemos el conocimiento y la capacidad para desarrollar una nueva generación de materiales que sean en sí mismos mucho más seguros que los que están disponibles en la actualidad.

5.     Crecimiento de la población humana y del consumo.

Llevar a su fin el crecimiento de la población tan pronto como sea posible e iniciar una declinación gradual. Un objetivo alcanzaba le consiste en no más de 8.5 mil millones de personas hacia 2050, y un pico de población de 9 mil millones, que puede disminuir amenos de 7 millones hacia 2100 mediante procesos demográficos naturales. Los enfoques viables incluyen asegurar a todos el acceso a la educación, las oportunidades económicas y el cuidado de la salud, incluyendo servicios de planificación familiar, con una particular focalización en los derechos de las mujeres.
Disminuir el consumo per cápita de recursos, en particular en los países desarrollados. los enfoques viables incluyen mejorar la eficiencia en la producción, adquisición, intercambio y uso de bienes, y la promoción de conductas amistosas hacia el ambiente entre los consumidores.



En suma, urgimos a utilizar la mejor ciencia disponible para anticipar los probables, mejores y peores escenarios a 50 años en el futuro, para sustentar políticas orientadas a la salud ambiental en el largo plazo, y a la adaptación a las crisis de corto plazo.

***

Sigue la firma de 1615 científicos que ya se han sumado al llamamiento.
El listado completo está disponible en el propio documento del Consenso, que puede ser obtenido en formato PDF en el sitio web
 http://mahb.stanford.edu/
.
La Alianza del Milenio está abierta a quienes deseen sumarse a ella, tanto a título individual como de grupos que se constituyan en nodos de su red global.


Comentarios