Debuta en Chicago “Divvy Bikes”, nuevo sistema de préstamo de bicicletas

Por 

© yooperann, vía Flickr.
A fines de mayo Nueva York inauguró Citi Bike, su nuevo sistema de préstamo de bicicletas. El pasado 28 de junio fue el turno de Chicago en donde se estrenó su propio sistema de arriendo de bicicletas llamado Divvy Bikes. Las primeras estaciones que fueron abiertas son las que están en las cercanías de las estaciones de metro y en el centro, las restantes están en áreas residenciales, colegios, oficinas y zonas comerciales.
Con 700 bicicletas, 75 puntos de arriendo y 1.500 inscritos antes de su apertura, Divvy Bikes no sólo tiene como objetivo ser una alternativa para desplazarse en la ciudad, sino que busca completar el sistema de transportes. La iniciativa se suma a los esfuerzos de otros países por disminuir el tiempo de los recorridos, desincentivar el ingreso de autos al centro de la ciudad y reducir la contaminación ambiental.
Divvy Bikes les entrega a los ciclistas de Chicago una opción con la que no cuentan los neoyorkinos y que les ayuda a planificar su recorrido desde que salen de sus casas, aunque no tengan una estación cerca. Se trata de ver qué cantidad de bicicletas están disponibles para ser arrendadas en alguna estación de préstamo desde la página del sistema. Con esta información, los usuarios no pierden tiempo buscando una bicicleta entre las estaciones, caminata que dura aproximadamente 30 minutos.
© Steven Vance
Aunque las estaciones no tienen un operador permanente, el sistema tiene un equipo que las recorre para asegurarse que las bicicletas quedaron bien puestas en los rack al momento de ser devueltas y para mantenerlas en buenas condiciones técnicas.
Cada estación de arriendo tienen una capacidad distinta para bicicletas las que se pueden sacar del rack con una llave que tiene cada usuario que es miembro anual del sistema. El mecanismo de cada rack instalado en la ciudad funciona con energía solar para no gastar energía eléctrica durante su funcionamiento, ya que están disponibles para los ciclistas durante las 24 horas de los siete días de la semana.
© Steven Vance, vía Flickr.
Las bicicletas tienen tres marchas y un canasto. En cuanto a los cascos, su uso no es obligatorio para ser miembro y usar una bicicleta, pero sí es recomendado en las pantallas que están en cada estación con el mensaje “No olvides tu casco”.
A fines de agosto, luego de casi dos meses de funcionamiento del sistema, se espera aumentar a 3.000 las bicicletas y a 300 las estaciones. Pero este no es el único plan de expansión del sistema, porque se espera alcanzar las 4.000 bicicletas y 400 puntos de arriendos durante el primer semestre del próximo año. Las próximas estaciones serán ubicadas en lugares sugeridos por los mismos ciclistas, quienes ya pueden ubicarlas en un mapa online del sistema creado por elDepartamento de Transportes de Chicago (CDOT). En la misma página también se puede comentar sobre Divvy.
Como el sistema no sólo quiere arraigar el uso de la bicicleta entre los habitantes de Chicago, da la opción de que si una persona local está con una visita de otra ciudad, puedan recorrer Chicago en bicicleta. Para esto, el turista sólo debe comprar por US$7 un ticket que le entrega una bicicleta por 24 horas y que no exige otras condiciones. De esta forma, se busca que los turistas desarrollen un cultura ciclista en sus ciudades de origen.
Fuente: share.chicagobikes.org
Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, dijo durante el discurso inaugural de Divvy Bikes que “estamos modernizando y revitalizando el sistema masivo de transportes, pero una ciudad moderna es también una nueva forma de transportarse y ahí es cuando la bicicleta hace su trabajo, haciendo de las ciclovías y de la cultura de la bicicleta parte del sistema público de transportes de Chicago”.
© chicagopublicmedia, vía Flickr.
Para ser miembro del sistema, existen varias modalidades que entregan distintos horarios de uso y tienen distintos costos que varían entre US$75 y US$125. La opción más barata sale US$7 y permite usar una bicicleta por 30 minutos, ideal para recorridos cortos por zonas congestionadas.
La implementación de este sistema fue posible gracias a una alianza entre el Departamento de Transportes de la ciudad y la empresa Alta Bicycle Share, que se encarga de crear, instalar y mantener los sistemas de bicicletas públicas. Hasta ahora ya implementado sistemas en Boston, Columbus, Chattanooga, Melbourne, Nueva York y Washington.

Comentarios