Retos de la innovación y la sostenibilidad


Retos de la innovación y la sostenibilidad
MAGELA CABRERA ARIAS
2013-09-12 — 12:00:00 AM — Durante unos días Panamá será la sede del XVIII Foro Iberoamericano de Gobiernos Locales, cuyo lema es ‘Innovación en la gestión de Ciudades y Gobiernos Locales’. 

Uno de los tres temas que se abordaran es ‘El papel de las ciudades iberoamericanas para un desarrollo sostenible en un nuevo contexto mundial’. En la Declaración Final del primer foro, realizado en Montevideo en 2006, se enfatiza que la función principal de los municipios es ejecutar políticas públicas orientadas a garantizar el bienestar y el cumplimiento del derecho de las personas a realizar sus expectativas y proyectos de vida; y la construcción de ciudadanías responsables. 

El censo del 2010 informó que el 65 % de la población del país vive en áreas urbanas, y el 46.33 % reside en los cuatro municipios del área metropolitana —Panamá, San Miguelito, La Chorrera y Arraiján—. El municipio más importante —Panamá— crece con un modelo de desarrollo urbano apartado de los procesos de planificación y ordenamiento territorial necesarios para: mantener las condiciones de habitabilidad para su población; proteger el medio ambiente; asegurar la cohesión social; y fortalecer procesos culturales. Por el contario se ha expandido con base en las demandas del mercado que están divorciadas de los principios de equidad social y del desarrollo sostenible, lo que evidencia la urgencia de establecer políticas para la sostenibilidad. 

Son dos las condiciones para alcanzar la sostenibilidad. Primero establecer una relación armoniosa entre sistema natural y el construido por los seres humanos; y, segundo, garantizar la satisfacción del derecho a la ciudad de sus habitantes, entendido este como el derecho a usufructuar de los beneficios que traen las ciudades: acceso a servicios de salud, educación, vivienda adecuada, ocio y recreación, entre los principales. Por tanto, una ciudad sustentable requiere potenciar su cualidad pública y controlar las consecuencias negativas que el mercado provoca impidiendo la satisfacción de los derechos urbanos. 

La realización del foro es oportuna para recordar que es imperativo sumar esfuerzos para desarrollar las características fundamentales de las ciudades sostenibles: resiliente, verde, segura, sana, inclusiva, planificada, productiva, culta y creativa. En este marco de ideas anoto algunas reflexiones, identificadas en tres ejes de acción orientados en avanzar en la innovación y en el desarrollo sostenible, lema del foro. 

1. Innovación Institucional. Todo indica que el primer paso es la innovación de la actual forma de administración de la ciudad para avanzar hacia la descentralización y la gestión transparente legitimada por la participación ciudadana. Actualmente los ciudadanos están ausentes de la gestión de la ciudad, ello impide una gestión participativa que sume lo mejor de la capacidad de los gobiernos locales con las destrezas del sector privado y de las agrupaciones de la comunidad. La participación ciudadana en la gestión de la ciudad consigue la apropiación y defensa de los programas de desarrollo y está reconocida como una de las mejores prácticas democráticas de construcción de ciudades sostenible en la que se enmarca la moderna política municipal. 

2. Desarrollo y cohesión social. La gestión de la ciudad, enmarcada en el fenómeno de la globalización, es un territorio donde ocurren procesos contradictorios que contienen inclusión, así como exclusión de la población. El crecimiento acelerado de la población urbana que nos indica el Censo 2010, se expresa en una serie de conurbaciones dispersas, difusas, integradas y desintegradas al proceso urbano. 

Este panorama revela que las acciones prioritarias son, entre otras: asegurar mecanismos para evitar la exclusión de la población más pobre; fortalecer la convivencia social; impulsar el respeto por los derechos humanos y los derechos ciudadanos. Ampliar las oportunidades para acceder a la educación y mejorar la calidad de los procesos de formación y capacitación en todos los niveles. Reforzar el progreso de manifestaciones artísticas y culturales, como parte esencial de la identidad y como elemento potenciador de las industrias culturales, y de la generación de ingresos a la población. Ampliar, mejorar y equipar los Espacios Públicos de forma de asegurar los lugares de encuentro y socialización y facilitar las prácticas deportivas y recreativas en espacios seguros y adecuados. 

3. Mejoramiento del hábitat. Este aspecto llama a reflexionar sobre el derecho a disfrutar de una vivienda adecuada, lo que involucra mucho más que un techo y cuatro paredes; abarca el derecho de cualquier persona a tener acceso a un hogar y a una comunidad seguros para vivir en paz, con dignidad y salud física y mental, tal como lo describe ONU-Hábitat. 

Implica también la seguridad jurídica en la tenencia de su vivienda; acceso a servicios, bienes públicos e infraestructura, tales como: energía eléctrica, saneamiento y recolección de basura; garantía de vivir en un medio ambiente equilibrado; acceso a vivienda a un precio accesible; buenas condiciones de habitabilidad; ubicación adecuada, con acceso a médicos y hospitales, escuelas, guarderías y transporte; y adecuación cultural, construida con materiales, estructuras y disposición espacial que viabilicen la expresión cultural y la diversidad de los distintos individuos y grupos que la habitan. Evidentemente, todo lo anterior requiere el cumplimiento de las funciones municipales establecidas en la Ley 6 de Ordenamiento Territorial.

La celebración del foro (los días 11, 12 y 13 de septiembre) es oportuna para repensar el papel de los municipios panameños, más aun ahora a pocos meses de las elecciones generales, cuando los ciudadanos estamos ansiosos por escuchar planes de gobierno con estrategias, políticas, programas y planes concretos que detallen como lograremos el desarrollo sostenible de las ciudades de Panamá. 

ARQUITECTA. 

Comentarios