Edificios públicos y privados con biciestacionamientos


© Bicicultura
1. Edificios, públicos y privados, con una carga de uso de 50 o más personas deberán contar con estacionamiento para bicicletas.
2. Esto incluye edificios de oficinas, de departamentos, servicios públicos, universidades, colegios, centros comerciales y recreativos de todo el país.
3. Deberá haber un mínimo de 1 estacionamiento de bicicletas por cada 3 de autos.
El pasado viernes 5 de junio fue publicada en el Diario Oficial la modificación realizada a la OGUC, Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, que en su parte relativa a biciestacionamientos establece que todos los edificios, tanto los públicos como los privados, que tengan estacionamientos para autos, o que sean frecuentados por más de 50 personas diarias, deberán habilitar bicicleteros seguros, como un servicio gratuito a la comunidad.

La  medida del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, que fue ratificada por la Presidenta Bachelet, apunta a dar solución a un problema clave, que limitaba la expansión del uso de la bicicleta en Chile: el permanente riesgo de robo a que están expuestos estos vehículos.
Según informes de organismos internacionales especializados, como ICE e ITDP1 , en América Latina uno de los frenos más severos para el desarrollo del ciclismo vehicular, es la falta de lugares seguros para estacionar. En el contexto sociocultural y económico latinoamericano, una bicicleta es un bien preciado, cuya sustracción es difícil de detectar y prácticamente imposible de perseguir, y una bicicleta estacionada informalmente está mucho más expuesta al robo.
La adaptación de los edificios a la nueva norma será facilitada por el “Manual de Diseño y Construcción de Biciestacionamientos” desarrollado en conjunto por el MINVU y las organizaciones ciclistas, en donde se entrega toda la información necesaria para construir sistemas eficientes y seguros. Con ello se espera evitar que se sigan instalando modelos sin estándares mínimos de seguridad y maniobrabilidad, que hacinan bicicletas en espacios insuficientes y de difícil o peligroso acceso.
El objetivo de esta política pública es contribuir de manera muy concreta a fomentar el uso de la bicicleta: por una parte, haciendo posible que las personas elijan irse en bicicleta con la certeza de encontrar estacionamiento seguro y gratuito en su lugar de destino, y por otra, normando y elevando los estándares de construcción de ciclovías.
Estas medidas potencian la capacidad de la bicicleta de ser un “transporte puerta a puerta”, ventaja que la hace insuperable en ciudades congestionadas, al eliminar los tiempos invertidos en caminar hasta la parada o desde el estacionamiento, las combinaciones, tacos y esperas.
Tras esta nueva y decidida política pública en materia de biciestacionamientos, está el trabajo constante y metódico de una ciudadanía organizada, altamente especializada, inserta en el movimiento ciclista mundial, que ha desarrollado una estrategia coherente y de largo plazo durante ya tres gobiernos.
Con este cambio normativo se multiplicará el número de personas que decidan subirse a la bicicleta para moverse por la ciudad, mejorar su salud y aportar al desarrollo sostenible de nuestro país.
  1. ICE: Interface for Cycling Expertise de Holanda , ITDP Institute for Transportation & Development Policy []

Comentarios