La incidencia del Diseño Bioclimático en el Diseño interior


 Resumen
El presente artículo expone un análisis de la relación que existe entre la solución del diseño Bioclimático y su incidencia en las propuestas de diseño de interiores, tratando de concientizar hacia un diseño sustentable integral. Se menciona en general la terminología aplicada para una mayor comprensión del tema y la manera en que el diseñador o arquitecto debe interpretar la bioclimática al momento de intervenir en un espacio interior, para resolver los problemas de confort interior y su habitabilidad desde el exterior de la construcción.
 Interiorismo, sustentabilidad y bioclimática
El Interiorismo o diseño interior, puede ser entendido como un mecanismo de expresión de belleza y funcionalidad, el cual responde directamente al bienestar del usuario, siendo pieza esencial para la creación de espacios saludables y habitables basados en el confort térmico, acústico, lumínico, psicológico, entre otros. Un diseñador de interiores tiene el compromiso con la sociedad de “diseñar espacios óptimos, en donde se puedan realizar las tareas cotidianas del trabajo, el comercio, la educación, la salud, la recreación, de acuerdo a las necesidades propias de su tiempo y lo planeado a futuro”[1]
Cuando se habla de diseño sostenible se proyectan espacios óptimos asegurando que las generaciones futuras gocen de los recursos naturales a largo plazo al proyectar soluciones que generen un mínimo de impacto ambiental, evitando la degradación al medio natural ya sea por medio de uso de materiales, acabados y aprovechamiento de energías.  Se garantiza un confort interior para los usuarios, aplicando al mismo tiempo criterios bioclimáticos, entendiendo el diseño bioclimático como el  medio para poder concebir edificios confortables hablando desde el punto de vista termodinámico, logrando la habitabilidad interior con el mínimo de uso de energías con el empleo o protección del clima, así como el aprovechamiento de la luz solar para la iluminación interior. Analizando los conceptos anteriormente mencionados se llega a la conclusión de que tanto el diseño bioclimático como el diseño sostenible buscan lograr la habitabilidad de los espacios interiores, contribuyendo al respeto del medio ambiente.
El diseño  de una construcción sostenible se puede englobar en cuatro puntos o principios generales[2] los cuales cumplen con las siguientes premisas:
  1. La construcción se adapta y es respetuosa con su entorno: al momento de diseñar es importante un análisis a fondo del medio natural, topografía, flora, fauna, paisajes, orografía, clima, vientos, latitud, temperatura, etc., estos factores establecerán como se debe diseñar en comunión con ellos y no en contra de su naturaleza. Entre menos daño se provoque y se aproveche las bondades de la naturaleza, se logrará una construcción más eficiente.
  2. Una construcción sostenible ahorra recursos mediante el empleo de materiales de bajo impacto ambiental, por lo que es importante el estudio de estos materiales; forma de elaboración, de adquisición, coeficientes térmicos y acústicos, reutilización, reciclaje, entre otros.
  3. Ahorra energía al momento de un diseño bioclimático bien adaptado, consiguiendo con esto un ahorro en el consumo energético. Se pretende ahorrar energía con un emplazamiento bien orientado, con dimensiones adecuadas, con la utilización de equipos que consuman menor cantidad de energía y con la utilización de energías renovables.
  4. Aunado a las características mencionadas con anterioridad es importante mencionar a los usuarios ya que hay que ofrecer un lugar para ser realmente habitado.

Un diseñador de interiores interviene por lo general en espacios que ya fueron construidos bajo ciertos criterios arquitectónicos, por esta razón es importante que los interioristas presten atención a la solución del edificio en cuanto al diseño urbano bioclimático, mediante un análisis detallado y así atender dentro de sus proyectos las soluciones referentes al  confort térmico y lumínico y no caer en la decoración de espacios. Es indispensable se conozcan las características de emplazamiento de una construcción para analizar si funcionan adecuadamente “el objetivo general para la aplicación de criterios en el ámbito urbano, es para evitar el malestar físico ocasionado por las variaciones de temperatura, lo que obliga al usuario a la implementación de aparatos de clima o calentadores para lograr el confort deseado en los espacios interiores”[3] por esta razón resulta importante que las construcciones partan de un diseño urbano ambientalmente bien diseñado evitando de esta manera posteriores intervenciones a los inmuebles.
Las consideraciones a tomar en cuenta para lograr un buen diseño urbano bioclimático están relacionadas con una buena orientación y ventilación de la construcción, elementos que se determinarán de acuerdo a la región climática de cada lugar (no se puede plantear una misma solución para cada clima). Esto quiere decir que para cada clima que presenta un lugar en específico deben indicarse diferentes soluciones constructivas y de emplazamiento y así lograr el confort requerido en los interiores de los edificios. Es importante en este caso, el análisis de la incidencia solar en las diferentes estaciones del año para poder aprovechar los diferentes ángulos solares y en base a esto determinar  la solución que se pueden interpretar como los criterios a seguir para poder lograr un diseño urbano bioclimático. Según Jan Bazant S[4] son los siguientes: orientaciones de las calles locales, orientación de los lotes/ vivienda, proporción del lote, sembrado de la vivienda, forma de la vivienda, andadores peatonales y vegetación, sección vial, vientos dominantes, espacios exteriores, entre otros que algunos otros autores puedan manejar.
En cada región climática se establecen diferentes criterios de diseño,  mismos que ya han sido estudiados por varios autores. Sin embargo, actualmente con el movimiento del cambio climático, resultado de la sobre explotación de los recursos naturales y el exceso de contaminantes que se generan en todo el mundo, pueden existir muchas variaciones en cuanto a la clasificación de zonas en la República Mexicana. Con base en la aplicación de los criterios urbanos bioclimáticos en la región climática requerida, el diseñador puede interpretar el confort térmico y lumínico que ofrece una construcción. Si las condiciones interiores no son las adecuadas, hay que buscar soluciones con aparatos de aire, refrigeración o calefacción que consuman la menor cantidad de energía, la implementación de diseños de muros o celosías y vegetación que minimicen la incidencia calorífica en los interiores o bien la propuesta de energías renovables, sin olvidar que actualmente existen en el mercado muchos productos que ofrecen estas características. Por otro lado si la edificación está concebida bajo un patrón de diseño bioclimático adecuado, la tarea del diseñador es menos complicada pudiéndose llevar a cabo proyectos más limpios en cuanto a la percepción del espacio interior.
Tanto arquitectos, constructores y diseñadores hemos olvidado la importancia que tiene el medio ambiente para el diseño y construcción de nuestros edificios, lo que nos obliga en muchos de los casos al gasto desmedido de servicios ya sea agua, energía eléctrica o gas y aunado a este gasto, la contribución del daño al medio ambiente. El contar con diseños ambientalmente deficientes (ya sean urbanos o arquitectónicos) ha llevado a la implementación de aparatos como aires acondicionados, refrigerantes o ventiladores en tiempo de verano y caso contrario, la implementación de calefacciones y calentadores en época invernal, sin dejar de mencionar el uso desmedido de la iluminación artificial, por no contar con espacios iluminados naturalmente. Estos aparatos sin lugar a dudas satisfacen las necesidades del ser humano al proveer un espacio de confort, sin embargo en cuestión de gastos energéticos se ve claramente el daño al bolsillo y al medio ambiente, “la vivienda y su entorno urbano son elementos básicos que sustentan la vida diaria en México y cada día se comprueba cómo un diseño adecuado, una ubicación apropiada, una correcta planeación urbana y regional, el diseño arquitectónico, un proceso de edificación y una operación de la vivienda efectivos, van a tener repercusión no solo en la productividad económica, sino también en la salud de sus habitantes y en el medio ambiente natural”[5]
Para concluir es importante mencionar que los materiales constructivos forman una parte significativa en toda edificación, es por eso que después de un diseño bioclimático bien definido, es importante la elección oportuna de los materiales con los que se levantará la construcción y así lograr un diseño sostenible. Para la elección de estos materiales es importante analizar los siguientes puntos: grado de consumo de los recursos naturales (hay que evitar el agotamiento de los recursos), el consumo de energía para su fabricación (para el proceso de fabricación de ciertos materiales se producen grandes cantidades de CO2 siendo esta situación una de las responsables del calentamiento global), investigar las emisiones que generan durante su vida útil, el impacto que generan sobre los ecosistemas y su comportamiento como residuo (características de reciclaje y reutilización, analizar la vida útil de los materiales) y por ultimo no hay que olvidar proponer en los proyectos materiales de la región, así se evita la exportación y gastos de combustible para la obtención de los mismos.
No hay que olvidar que el planeta tierra pide a gritos nuestra ayuda. Como arquitectos y diseñadores podemos contribuir a este bien. Está en nuestras manos poner este pequeño grano de arena.

[Foto del editor] Imagen: One inch punch, east asian inspiration.
 MRSM. 
Bibliografía
AGUILAR Dubose Carolyn, Delgado Carlos, Diseño y Construcción Sostenibles: Realidad Ineludible, Universidad Iberoamericana, Departamento de Arquitectura, México 2011
BAÑO Nieva Antonio, Guía de Construcción Sostenible, ed., Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), Paralelo Edición, Noviembre del 2005
BAZANT S., Jan, Hacia un Desarrollo Urbano Sustentable, Problemas y Criterios de Solución, editorial Limusa, México 2009
CONAVI, Comisión Nacional de Vivienda, Criterios e Indicadores para Desarrollos Habitacionales Sustentables, Guía CONAVI, México, Marzo del 2008
MELENDEZ Sergio Javier, Arquitectura Sustentable; Fachadas bioclimáticas, tecnología fotovoltaica, funcionalidad y estética, editorial Trillas, México 2011
MONDELO Pedro, Gregori, Comas, Castejon, Ergonomía 2, Confort y Estrés Térmico, Mutua Universal, Edicions UPC, Universitat Politécnica de Catalunya, 1997
VELEZ González Roberto, La Ecología en el Diseño Arquitectónico; Datos Prácticos sobre Diseño Bioclimático y Ecotecnias, 2da edición, México, editorial Trillas 2007
 [1] www.ugto.mx/sitioug/espanol/licenciaturas/licenciatura_diseno_interiores.asp
[2] BAÑO Nieva Antonio, Guía de Construcción Sostenible, ed., Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), Paralelo Edición, Noviembre del 2005 PDF. pp.12
[3] BAZANT S Jan, Hacia un Desarrollo Urbano Sustentable; Problemas y Criterios de Solución, editorial Limusa, México, año del 2009, pp.115
 [4] BAZANT S Jan, Óp. Cit.
[5] CONAVI, Comisión Nacional de Vivienda, Criterios e Indicadores para Desarrollos Habitacionales Sustentables, Guía CONAVI, México, Marzo del 2008, pp. 8

Comentarios