Centros CREALIMA: Equipamientos culturales en los parques zonales de Lima

Por Fabio Rodríguez Bernuy

© Fabio Rodríguez Bernuy
© Fabio Rodríguez Bernuy
La ciudad de Lima se caracteriza por contar con una problemática urbana que degrada la cohesión social y la calidad del espacio público. No obstante, la amplia diversidad cultural de sus habitantes se presenta como una oportunidad que permitiría recuperar las dinámicas que potencian estos espacios. Con esta premisa surgió el programa CREALIMA, acrónimo de “Centros de Cultura, Recreación y Educación Ambiental”, una propuesta arquitectónica que promueve el uso intensivo del espacio público a través de actividades artísticas gratuitas.
   

Desde la década de 1960, los parques zonales son espacios públicos icónicos para los distritos populares de Lima, pues concentran hasta la actualidad la mayor red de áreas verdes de uso público en la ciudad. Sin embargo, la oferta de estos espacios, dirigida a actividades de esparcimiento y prácticas deportivas, carecía de sólidas propuestas culturales. Por este motivo, a partir del año 2012 y hasta la fecha se han implementado tres de los diez centros culturales proyectados por SERPAR y la Municipalidad Metropolitana deLima:el CREA Huiracocha, ubicado en San Juan de Lurigancho; el CREA Huáscar, ubicado en Villa El Salvador; y el CREA Capac Yupanqui, ubicado en el Rímac.

© Fabio Rodríguez Bernuy
© Fabio Rodríguez Bernuy
Cortesía de Ronald Moreyra
vía Archivo SERPAR
© Fabio Rodríguez Bernuy
© Fabio Rodríguez Bernuy
Propuesta arquitectónica
Diseñados por un equipo liderado por los arquitectos Ronald Moreyra y Vanessa Torres, cada uno de estos equipamientos plantea un programa acorde a los resultados de unproceso de diseño participativo local que estipulaba distintos ejes temáticos. Es así como el CREA Huiracocha cuenta con un museo de sitio que narra la milenaria historia de San Juan de Lurigancho y el aporte de la población migrante al crecimiento de Lima; el CREA Huascar cuenta con un programa enfocado en la difusión de conocimientos sobre la biodiversidad, el medio ambiente y la sostenibilidad; y el CREA Capac Yupanqui cuenta con un área amplia de ludoteca y biblioteca para el sector infantil.
Cortesía de Ronald Moreyra
La intervención en el paisaje de los parques zonales ha sido cuidadosamente tratada en cada uno de los proyectos, con soluciones innovadoras y volúmenes que se adaptan al perfil del parque. De esta manera, se garantiza que las actividades culturales propuestas en estos centros se entiendan como una extensión directa de las dinámicas recreativas del parque zonal.

Cortesía de Ronald Moreyra
Diseño participativo
Como parte de la metodología de diseño de estos equipamientos culturales, se realizaron talleres de socialización con la comunidad de la zona de influencia del proyecto, con el objetivo de recoger sus opiniones y validar la propuesta. Estos talleres contaron con laparticipación de un equipo multidiscilplinario que incluía gestores sociales, arquitectos, urbanistas, ingenieros y asesores temáticos, quienes contaron con el apoyo y asesoramiento de equipos técnicos como la Empresa de Desarrollo Urbano de Medellín (EDU) y el proyecto Lima Water (LIWA).

vía Archivo SERPAR
Apropiación del espacio público
Al conformarse como una continuación del parque, el acceso a estos centros culturales permite una circulación fluida que relaciona espacialmente el interior de los ambientes con el exterior público. Este aspecto permite que se genere un ambiente propicio para el encuentro de usuarios de distintas edades y condiciones, desarrollando las relaciones sociales entre los asistentes. A través del arte y la cultura, estos equipamientos permiten el fomento de la ciudadanía y el desarrollo de un sentido de pertenencia con el lugar.


© Fabio Rodríguez Bernuy
Con un número de beneficiados que supera el millón de usuarios, estos equipamientos culturales han demostrado que, gracias a una infraestructura que respeta el entorno paisajístico y una metodología de diseño participativo que considera a la comunidad involucrada, es posible generar lugares de encuentro que mejoren la calidad de los espacios públicos e incentiven el arte y la cultura local. Sin embargo, el panorama de este programa resulta hoy incierto debido a la discontinuidad de las políticas culturales que permitieron el desarrollo de estos logros. Los centros CREALIMA, en palabras de los usuarios, han devuelto el alma a los parques. Nace de ellos mantener viva esta esencia.

Comentarios