Diseño de paraderos de buses


6 recomendaciones paraderos buses transporte publico NACTO
Diseñar espacios urbanos que permitan hacer más eficiente la movilidad para todos los habitantes es uno de los principales objetivos de la Asociación Nacional de Funcionarios de Transporte de Ciudad, NACTO.
Fundada en 1996, esta organización sin fines de lucro reúne a más de 40 ciudades estadounidenses y canadienses para que compartan sus consejos y prácticas de diseño que buscan elevar el estándar de diseño que se implementa en las políticas públicas sobre espacios públicos, movilidad y transporte.
Producto de esto, elaboraron una serie de guías en las que proponen pautas de diseño para tener calles, ciclovías, intersecciones y otros espacios urbanos, más accesibles y seguros para todos los usuarios del espacio vial.
La más reciente es la “Guía de Diseño de Tránsito de una Calle” en la que plantean, entre otros asuntos, 6 recomendaciones para tener en cuenta al momento de diseñar paradas de buses. A continuación te contamos de qué se tratan.
1. “Las estaciones y paradas son pasarelas”.
© NACTO
© NACTO
La relación entre el tránsito vehicular con las veredas y los edificios es uno de los puntos que debe recibir una atención especial al momento de diseñar un paradero, según la asociación. Esta afirmación la justifica debido a que la manera en que interactúan en el entorno de una parada determina si estas últimas actúan como un punto de acceso correcto al sistema de tránsito.
Además, si los paraderos tienen elementos que ayudan a que la espera de los pasajeros sea más agradable como árboles, asientos y techo para protegerse de la lluvia, es posible influir positivamente en la percepción de los peatones y de los conductores que transitan en los alrededores sobre cómo es el servicio de transporte público.
2. “Lograr que los paraderos faciliten el movimiento y las interacciones”.
© NACTO
© NACTO
El rol que pueden cumplir las estaciones del transporte público en un barrio va mucho más allá que solo ser un punto de ingreso a un bus. De hecho, si el diseño y la ubicación de las paradas están bien planificadas, es posible contribuir en la reducción de los tiempos de viaje y así aumentar la fiabilidad en el sistema.
Lograr esto es posible si las paradas se convierten en centros intermodales distribuidos por la ciudad que ofrecen arriendo de bicicletas públicas, la posibilidad de compartir el auto y otros servicios. De esta manera, las inversiones que se hagan irán en beneficio del funcionamiento de la estación y de la actividad a nivel de la calle.
3. “Instalar paraderos en vías exclusivas para buses permite ahorrar tiempo”
© NACTO
© NACTO
Las paradas en vías exclusivas hacen posible reducir las demoras en el resto del tráfico al concentrar las detenciones en una sola pista. Por lo mismo, se vuelven una oportunidad para crear un espacio más seguro en donde los pasajeros pueden subir más relajados a los buses. Asimismo, contribuyen a condensar la actividad en un solo punto de la vereda sin afectar el flujo de peatones.
4. “El diseño universal es diseño equitativo”.
© NACTO
© NACTO
Garantizar que pasajeros de cualquier edad y  con diferentes capacidades físicas o sensoriales puedan subir de manera segura a los buses es posible si es que desde un principio el diseño de los paraderos está centrado en las personas y es accesible para todos.
Por esto, NACTO considera que el diseño inteligente mejora la experiencia de un viaje en el transporte público y no solo de quienes tienen movilidad reducida (en algún grado o en su totalidad), sino que de todos los usuarios del sistema. Incluso, un diseño bien logrado desde un principio permite reducir tiempo en futuros reacondicionamientos o gastos de inversión o causados por un accidente.
5. “Diseñar para ofrecer seguridad”.
© NACTO
© NACTO
Tener rutas peatonales seguras -en términos delictivos y de tráfico- desde el lugar de origen hasta los paraderos es definido por la organización como un hecho “vital para lograr un sistema (de transporte) seguro”.
Por lo mismo, menciona algunos elementos de diseño que ayudarían a lograr esto, entre los que considera que los entornos de los paraderos concentren actividad a toda hora, que las estructuras de los paraderos sean proyectadas como refugios de espera y que la iluminación sea a escala humana, o sea, con faroles dirigidos a las personas y no a los automóviles.
De esta manera, NACTO plantea que los pasajeros pueden tomar mejores decisiones en cuanto a la planificación de dónde y cuándo tomar el transporte público.
6. “Integrar los buses con el diseño de las plataformas”.
© NACTO
© NACTO
Diseñar paraderos al mismo nivel del bus y la vereda es una característica base para que el ingreso a los primeros sea accesible y rápido. Esta situación que NACTO considera que en conjunto funciona como un sistema requiere de paraderos que tengan un diseño que sea flexible con ls diferentes tipos de buses.

Si deseas conocer más de NACTO, haz click aquí.

Comentarios