Parques de bolsillo el espacio urbano agradable a la vuelta


Los Pocket Parks (Parques de Bolsillo – PPB), – pequeños espacios verdes entre edificios -, surgieron en la década de los sesenta como un movimiento de tipo social en Estados Unidos que buscaba dotar de espacios públicos a las ciudades más densas. Son espacios diseñados en lotes baldíos o en pequeños espacios abandonados o mal aprovechados de forma irregular.  En Estados Unidos la mayoría de ellos suelen ser abiertos al público y estar rodeados en sus tres lados por edificios  colindantes. 
La creación de los Pocket Parks fue el resultado del trabajo comunitario o de fundaciones con el objetivo de reconvertir los espacios en un beneficio para los habitantes. Este movimiento comenzó en Philadelphia, Pennsylvania. Entre los años 1961 a 1967, se recuperaron cerca de 60 espacios abandonados, que se habían transformado en zonas peligrosas en los vecindarios, para crear pequeños parques comunitarios como parte del Programa de Vecinos de Philadelphia.
parque-2
Uno de los PPB más conocido y ejemplar es Paley Park ubicado en Middletown Manhattan en Nueva York. Fue diseñado por los arquitectos paisajistas Zion & Breene Associates en el lote donde había estado un famoso club nocturno, el Stark Club, demolido en 1966. Fue una donación de un espacio privado para uso público financiado por la Fundación Williams Paley.
El Paley Park se convirtió en un prototipo de espacio público en donde se maximiza el espacio para contar con un área donde los habitantes tengan una experiencia íntima con el parque y la naturaleza. Tiene una superficie de 390 m2 y representa un oasis entre el bullicio de Manhattan. Es un parque muy popular y muy usado por quienes trabajan, visitan o habitan en la zona. Es básicamente un espacio para sentarse, relajarse, platicar o tomar un café. El elemento que resalta en su diseño es una cascada que crea una atmósfera particular. Los muros se encuentran cubiertos por hiedra, lo cual en conjunto con las agrupaciones de árboles, le dan un ambiente de serenidad.
Existen muchos ejemplos muy interesantes de Pocket Parks en el mundo, de los cuales la mayoría ya son parques maduros, esto es, parques en donde la vegetación y los árboles ya se han establecido generando un hábitat para la fauna silvestre.parque-3

Es importante conocer las características de los conceptos de espacios públicos y parques, su función y sus requerimientos para que podamos diferenciarlos de los proyectos de los verdaderos PPB. En realidad lo que caracteriza a un parque es contar con árboles arraigados al suelo, que nos brinden una suave sombra y el sonido de su follaje al paso del aire.
Es difícil concebir un parque que no cuente con las características de ser un espacio en donde se establece la naturaleza y se genera un hábitat para la flora y la fauna. Además, los parques tienen una función ecológica muy importante en las ciudades, pues estos conforman ecosistemas urbanos que se relacionan entre si y generan un sistema verde que provee de oxígeno a las ciudades. Así también, son espacios que permiten la filtración de agua hacia el subsuelo favoreciendo la recarga de los mantos acuíferos.

Recientemente se han inaugurado varios PPB en diversas delegaciones de la Ciudad de México. Bajo el principio de ser sustentables, accesibles y equipados con materiales reciclables, al igual que Bogotá, Nueva York y Hong Kong, el Distrito Federal apuesta por los llamados pokets parks o parques de bolsillo.
En México, los PPB tienen como objetivo fomentar la convivencia vecinal y mejorar la imagen urbana. Son pequeños espacios urbanos abandonados o remanentes, o viales subutilizadas, con una superficie entre 100 y 400 metros cuadrados, convertidos en áreas donde los ciudadanos se reúnen para realizar actividades cívicas, culturales y sociales.
parque-4
Mediciones internacionales indican que el Distrito Federal tiene una carencia importante de espacios públicos, ubicándose por debajo de los estándares mínimos recomendados. La problemática se agudiza si se toma en cuenta que el espacio público existente en la ciudad generalmente se encuentra en un estado  de deterioro e invasión por parte del comercio informal y de los automóviles, lo que deriva en un entorno urbano hostil, decadente, contaminado e inseguro.
Según los lineamientos para el diseño e implementación de  parques públicos de bolsillo, el programa permite generar impactos positivos en la movilidad. Esto al promover la peatonalización de los espacios y la accesibilidad universal, así como una mejora en la calidad ambiental, en la imagen urbana y en la integración del tejido social. Factores que en suma resultan en una mejor calidad de vida para los capitalinos.
Todos los días presenciamos que los espacios públicos cumplen diversas funciones que son fundamentales para el equilibrio de la vida urbana, por lo que están vinculados a la calidad de vida. De esta forma, resulta fundamental llevar a cabo acciones encaminadas a la recuperación y creación de espacios públicos, mismos que posibiliten a las personas el acceso óptimo a servicios,  transporte, recreación e intercambio social. Esto en entornos saludables, accesibles, seguros y agradables.
No obstante, aunque dentro de la planeación urbana los PPB tengan gran éxito en diversos países, así como en algunas zonas del Distrito Federal, no se debe meter entre ceja y ceja que  los conflictos de falta de espacio público y de áreas verdes se pueden resolver con la intervención esta alternativa.
Por lo mismo, no se deben olvidar los espacios urbanos y parques existentes que en varios casos están en mal estado y abandonados por los vecinos. Esto normalmente, porque han sido apropiados por el comercio informal o por ciertos grupos que no los usan adecuadamente.
Daniel Gershenson, presidente de la asociación civil Alarbo, comentó que los parques de bolsillo son proyectos sólo para recuperar espacios públicos, pues su aportación ambiental no pesa.
“Estos parques son espacios que no aportan nada a la recuperación de la biomasa que se ha ido perdiendo no sólo en el DF, es un fenómeno que sufrimos en todo el país. Jardinar, poner pastito y una banca enfrente de un restaurante, por ejemplo en la Condesa, no compensa nada. Lo que se tiene que hacer es una campaña seria de recuperación de áreas verdes, plantando especies que nos proporcionen sombra y capturen las partículas suspendidas. Muchos de estos espacios que tienen bancas son lugares en donde se pueden sentar, pero no sustituyen el arbolado que seguimos perdiendo”, comentó Gershenson.parque-6

Pero aunque los PPB de México no aporten casi nada al mejoramiento ambiental, pueden contribuir al mejoramiento urbano. Con esta acción, se busca elevar las condiciones de seguridad y mejorar la imagen urbana. De igual manera, se requiere regular al comercio que invade las banquetas y se otorga mayor seguridad a los peatones. Además propone espacios públicos más cercanos a los habitantes y visitantes en las colonias. Un espacio urbano agradable a la vuelta, donde puedes sentarte y traer a tus hijos y familiares de tercera edad. Así es posible vivir la ciudad y la vecindad.
El prototipo fue inaugurado en el Centro Histórico, frente a la plancha del zócalo capitalino. El Jefe de Gobierno anuncio el año pasado la implementación de 156 PPB en todo el D.F. en colaboración de su gabinete y las delegaciones.

La autoridad del espacio público, como responsable, tiene la labor de que se promuevan y se apeguen a los lineamientos establecidos para este programa en particular. Según su estimación, se realizaron hasta  120 PPB en total (a julio 2014) entre la autoridad del espacio público, la Secretaría del Medio Ambiente , Secretaría de Obras y las Delegaciones.
Cada parque cuenta con conexión inalámbrica a internet, accesibilidad, mobiliario urbano y  seguridad para ser puntos de reunión entre los habitantes de la ciudad.  El primero, ubicado frente al Antiguo Palacio del Ayuntamiento en una extensión de 300 metros cuadrados,  cuenta con vegetación, mobiliario urbano infantil, de activación física y de descanso. La superficie está delimitada con bolardos, con  vegetación y con señalización de pintura.
Integrantes de la Sociedad de Arquitectos Paisajistas de México han calificado como positiva la aplicación de este programa. Sin embargo, señalan que deben ser útiles para los ciudadanos y ubicarse en zonas accesibles, esto con el objetivo de que no suceda lo mismo que con los “gimnasios urbanos” y camellones con juegos infantiles que la pasada administración instaló en medio de vialidades primarias. HT

Comentarios